GestionTrazabilidad.com el portal de información sobre trazabilidad edición en Español
24 de Noviembre de 2017

 
Usuario anónimo [Identificate] Si no tienes una cuenta Registrate


Google

PRECIOS CARBURANTES
Comparar precios






La distribución Farmaceutica se opone a los sistemas de Trazabilidad por lectura óptica

Noticia Completa:
El debate sobre Datamatrix o RFID, tema estrella de Farmatrack'08
Distribución e industria volvieron a confrontar pareceres respecto a trazabilidad la semana pasada en Madrid, con motivo de la celebración de la tercera edición de Farmatrack, el mayor evento anual a nivel nacional sobre identificación y trazabilidad del medicamento. Ambas partes presentan cierta unanimidad en sus opiniones: consideran adecuado controlar la cadena de suministro, y apuestan para ello por la RFID.

¿Datamatrix o RFID? Éste es el debate que copa buen número de horas en los últimos tiempos a todas las partes del sector al hablar de identificación y trazabilidad del medicamento, más si cabe si se tiene en cuenta la incertidumbre, por su próxima salida a la luz, que rodea al futuro RD de Trazabilidad y en el que se fijará uno u otro sistema de identificación para la cadena del medicamento.

Desde el ministerio se apostó por que el sistema que se incluya en el RD de Trazabilidad sea el Datamatrix (código de lectura bidimensional), en contraposición al sistema RFID (microchips unidos a una antena). Si este deseo se convierte en realidad podría haber problemas, ya que el parecer gubernamental chocaría con el del sector farmacéutico.



Tanto la distribución como la industria ya han dado sobradas muestras, las últimas durante la celebración de Farmatrack 2008, evento con carácter anual sobre trazabilidad e identificación en el sector farmacéutico, celebrado el pasado 28 de febrero Madrid, de posicionarse a favor de la radiofrecuencia, sistema al que consideran como "el futuro de la trazabilidad".

Sin lugar a dudas, la parte del sector que más firmemente se opone al sistema de lectura óptica que ofrece Datamatrix es la distribución. En este sentido, Luz Lewin, directora técnica de Cofares, se muestra tajante. "La lectura por medios ópticos es inviable para la distribución si se quieren cumplir los plazos de servicio a la farmacia", precisó en el marco de una mesa redonda en Farmatrack.

Más argumentos aporta a la causa César Martínez, director técnico de Alliance-Healthcare y también participante en dicho evento. En su opinión, el sistema que finalmente se escoja para identificar el recorrido del medicamento "debe permitir la lectura simultánea de muchos códigos, incluso dentro de las cubetas que se envían a las farmacias, así como no ralentizar el proceso de preparación de pedidos". Según él, "el sistema óptico no permite ninguna de estas opciones", motivo por el que rechazó el Datamatrix.

Lejos de que su opinión pueda parecer partidista respecto a los intereses de la distribución, Martínez abogó por instalar un sistema que sea válido para todos los eslabones de la cadena. En el caso de que actualmente no existiese dicho sistema, aunque cree que la radiofrecuencia sí tendría cabida en todo el sector, "las nuevas exigencias oficiales de trazabilidad deberían ser paralizadas hasta que exista una solución de consenso".

Por su parte, los laboratorios consultados por este periódico también consideran la RFID como el sistema que tarde o temprano se acabará asentando en el campo de la trazabilidad. Por ese motivo, no creen adecuado imponer el sistema Datamatrix en la nueva normativa, ya que puede hacer que ésta quede obsoleta al poco de entrar en vigor.

A este respecto, el único contrapunto que observan en el sistema RFID es el coste económico que puede suponer para los laboratorios la inclusión de un chip en las etiquetas de sus productos, una inversión que asumirían ellos pero de la que se beneficiarían el resto de eslabones de la cadena.

Por su parte, la farmacia también tiene mucho que decir en este debate. La opinión del Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCOF), en palabras de su vocal nacional de oficinas de farmacia, Teodomiro Hidalgo, es "apoyar aquel sistema que mejor combata la falsificación de medicamentos", campo en el que la RFID mantiene también cierta ventaja respecto a los sistemas de lectura óptica.

"Para falsificar un chip RFID, los falsificadores deberían montar una fábrica de semiconductores de High Tech, algo inviable para el mercado negro", apuntó Santiago Depares, director de la empresa Dipole, especializada en sistemas tecnológicos de control y gestión.

Más allá de la falsificación, Depares recordó que la radiofrecuencia también supone un gran ahorro de tiempo a los farmacéuticos en el registro de sus stocks, ya que dicho sistema "permite leer y dar entrada en apenas dos segundos a una caja con 150 productos, frente a los dos minutos que emplearía con los sistemas de lectura óptica".

Lo que sí solicitó Hidalgo como representante de los farmacéuticos comunitarios fue "apostar por un sistema de control que sea compatible con los diversos proyectos de receta electrónica de cada comunidad autónoma", los cuales también se basan en chips electrónicos.

La apuesta del sector español por la radiofrecuencia no concuerda, sin embargo, con la situación de la trazabilidad en el resto de Europa (países como Turquía, por ejemplo, ya han dado luz verde al sistema Datamatrix).

A nivel de entidades, la patronal de la industria farmacéutica europea (Efpia) ya se posicionó en 2006 a favor de dicho sistema, proponiendo recientemente a sus asociados europeos la implantación del sistema Datamatrix ECC 200, del cual ya se ha iniciado la prueba piloto en Alemania.

Esta propuesta introduce la opción de que los laboratorios incluyan todos los datos del producto tanto en la etiqueta como en una base de datos que sería compartida por todos las compañías. Para evitar suspicacias, esta base de datos sería gestionada por un organismo independiente.

En este caso, el GIRP, la patronal europea de la distribución, ha expresado su preocupación por la validez de los medios ópticos, aunque sí valora positivamente la propuesta de la Efpia de disponer de una base de datos compartida.

Esta disparidad de criterios en Europa invita a pensar si no sería más adecuado la unificación de métodos entre países, acuerdo que quizás sería difícil de lograr pero que, sin duda, facilitaría el futuro de la identificación. "¿Por qué no pueden llevar los medicamentos varios tipos de soporte de lectura?", se preguntó Luz Lewin como otra posible opción si no se llega al consenso, por el cual aboga.

Un ejemplo de coexistencia de modelos lo podemos encontrar, por ejemplo, en varios estados de EEUU, como California, donde las administraciones han declarado válidos tanto el Datamatrix como el RFID.



Por otro lado, controversias aparte con el sistema idóneo a elegir, el sector farmacéutico en nuestro país sí se muestra partidario de regular y controlar el camino que siguen los medicamentos desde su fabricación hasta su consumo, especialmente en este último punto.

En este sentido, César Martínez consideró que "la trazabilidad no debe acabar en las farmacias, sino que tiene que llegar hasta el paciente". Según él, esto "permitiría la retirada de medicamentos defectuosos incluso en el domicilio del ciudadano". Una opinión que contó con el beneplácito de los asistentes a Farmatrack.

Por contra, consideran que la regulación debe realizarse "con calma",ya que en España no existen problemas actuales respecto al control de la cadena de suministro. "El propio control interno de las actuaciones que llevan a cabo distribuidoras y laboratorios ya es suficiente para cumplir con lo que pide Sanidad a día de hoy", recordó el director de Alliance.

El sector también muestra unanimidad en que el próximo RD exija el control por unidades, no por lotes como ocurre ahora.

Fuente
ALBERTO CORNEJO | EL GLOBAL |
comente esta noticia en nuestro foro | volver
 
Resolución mínima de 800x600 | Sindicar noticias Sindicar notícias gestiontrazabilidad.com